Saltar al contenido

Regencia Inglesa (1811-1820) y ‘Los Bridgerton’ de Netflix

El período de la Regencia inglesa puede incluso ser el telón de fondo de la serie, pero la producción está lejos de ser una lección de historia.

La clave para entender todo el éxito de la serie es, entre otros puntos, el acercamiento que hace al periodo histórico de la trama: la regencia británica. En Bridgerton, esto se presenta como un momento impresionante para las luchas sociales por el poder, los tés de la tarde con el enemigo, los chismes venenosos y los vestidos pomposos. Pero, ¿cómo era realmente la vida social inglesa en la época de la serie?

Ambientada entre 1813 y 1827, cada novela presenta a uno de los ocho hijos del difunto vizconde Bridgerton y su viuda Violet: Anthony, quien es el actual vizconde Bridgerton, Benedict, Colin, Daphne, Eloise, Francesca, Gregory y Hyacinth. La familia Bridgerton es parte de la nobleza británica y es un clan muy respetado, inmensamente cariñoso y muy unido entre la alta sociedad.

https://youtu.be/Fy-IuzTqsBk

Década lujosa y artística

La saga de la familia Bridgerton, adaptada de una serie de 9 libros de la autora Julia Quinn, tiene lugar entre 1813 y 1827; cada libro se centra en un miembro ficticio de la familia.

El período de regencia del Reino Unido comenzó en el año 1811, cuando la locura del rey Jorge III le impidió gobernar el reino y su hijo, Jorge IV, asumió el cargo. La regencia duró nueve años, hasta que, en febrero de 1820, el rey loco murió y el príncipe regente asumió oficialmente el papel de rey.

Casi una década de regencia fue un momento efervescente para el desarrollo social y cultural del Reino Unido, razón que quizás responda a la enorme cantidad de ficción que se desarrolla en ese período.

Contenido similar:  Muro de Berlín

El Príncipe Regente era conocido popularmente como el “Príncipe de los Placeres”, por su estilo de vida bohemio y su aprecio por las artes. El monarca fue mecenas (algo así como un patrocinador personal) de una serie de artistas en el campo de la pintura, la escultura, la literatura, la música, la arquitectura e incluso la tecnología y la ciencia, y no ocultó su gusto por la “buena vida”.

Le bon ton

Las principales tendencias del período de regencia no necesariamente comienzan en 1811 (ya se habían establecido desde las últimas décadas del siglo XVIII, en la llamada Era Georgiana), sino que es en el gobierno temporal de Jorge IV que encuentran el mayor protagonismo.

Un término popular en ese momento era la expresión francesa “le bon ton”, que puede traducirse en contexto como “buenos modales” o “buen gusto”. La importancia que la alta sociedad le dio a la apariencia y la estética ayudó a definir el ideal británico de la época: una persona bella, sofisticada y culta.

Vestirse bien, tener buenos modales, leer buenos libros y estar en contacto con el arte fueron herramientas para navegar en esta sociedad. Esta sobrevaloración de estos ideales también contribuyó al boom artístico y cultural de la década.

En arquitectura, se pueden observar inspiraciones en la antigüedad griega y romana, con ornamentos y florituras ganando protagonismo en el arte decorativo. Los ambientes altos, espaciosos y opulentos imitaban el lujo del imperio francés.

En la moda, los aires democráticos que había traído la Revolución Francesa dejaban atrás las pesadas ropas del siglo XVIII. Los hombres se inspiraron en el arquetipo del dandi, que figuraba en el mismo Príncipe Regente y su amigo, Beau Brummell. Botas altas, abrigos abiertos con largas colas, chalecos, camisas con cuello abotonado y corbatas para envolver al cuello eran prendas presentes en el guardarropa masculino.

Contenido similar:  Experimento de Louis Pasteur

Para las mujeres, la moda era un punto aún más importante, y podía demostrar el poder y la influencia que la dama tenía en la sociedad. La conocida “silueta del imperio” consistía en un vestido de corte recto, cintura alta, mangas abullonadas y guantes que cubrían casi todo el brazo. Joyas como tiaras, collares y pulseras pueden ser una indicación del estado financiero de la familia.

Reuniíon de la clase alta

Por mucho que Bridgerton utilice el período de la Regencia como su principal fuente histórica, la serie tiene lugar en un mundo casi imaginario. Los elementos históricos se utilizan a favor de la narración, pero con una gran licencia poética del guión.

En el universo de Julia Quinn, adaptado para TV por Chris Van Dusen y producido por Shonda Rhimes (el nombre detrás de Grey’s Anatomy, Scandal y Cómo salirse con la suya), conviven blancos y no blancos sin mayores diferencias. Se afirma y celebra la ascendencia africana de la reina Carlota. La joven protagonista defiende los ideales feministas.

Las familias Bridgerton, Featherington y el resto de la alta sociedad londinense se presentan como progresistas, de mente abierta, ultramodernos, amantes de la moda y con un culto a los chismes que se asemeja a lo que se ve hoy en las redes sociales.

El enfoque no es del todo incorrecto, pero ciertamente está inflado.

La sociedad del período de regencia, gracias a los cambios provocados desde 1803 por las guerras napoleónicas, fue testigo de grandes transformaciones económicas, políticas y filosóficas. Fue un momento frenético de la historia británica en el que era posible seguir el encuentro entre grupos de las clases altas, como aristócratas y realeza, que antes no se mezclaban (escenario reforzado también por el crecimiento del transporte ferroviario).

Las clases media y alta se divirtieron en espacios sociales como clubes, parques, casas de té y salones de fiesta. Mientras que la aristocracia y la realeza eran más solitarias y se concentraban en las alas de la corte de la reina Charlotte. Pero, con el momento de frenesí social, las visitas aristocráticas a los círculos sociales de la clase media no eran raras y viceversa. En ese escenario, el ascenso social era algo recurrente -y deseado- por las clases bajas.

Contenido similar:  Acción del ser humano en los ecosistemas

El propio estilo de vida bohemio del Príncipe Regente sirvió como incentivo para el aire de hedonismo y lujo que se cernía sobre la ciudad. Su figura, junto con la más influyente de la corte, era lo más cercano que había a una celebridad, con fieles que seguían su vida desde lejos y publicaban todos sus movimientos en las columnas de sociedad de los periódicos.

Bridgerton marca la pauta al mostrar la importancia de la opinión social en la construcción de relaciones en la alta sociedad. Los chismes maliciosos y la reputación de una dama podrían arruinarse. La figura de Lady Whistledown, una autora anónima que publica diariamente los principales acontecimientos de la alta sociedad, encarna todo el “dije que dije” novelas como Emma, ​​Vanity Fair e incluso Frankenstein demuestran sobre los engranajes sociales de la época.

Minorías en lujo

Es importante considerar que todas las características mencionadas hasta ahora excluyen de la lista al estrato más pobre, pero mayoritario, de la población. Una vida de miseria, hambre y trabajo abusivo era la realidad para la mayoría de los londinenses. Estos trabajaban como sirvientes en las casas, pequeños comerciantes o componían la capa de trabajadores en las fábricas.

Bridgerton, como la mayoría de las novelas ambientadas en la época, retrata a un grupo selecto de la sociedad donde el dinero y los privilegios eran la norma. Experiencias que, por muy interesantes y glamurosas que sean, no representan, ni con mucho, la mayoría, a lo sumo unos pocos centenares.