Saltar al contenido

Ecosistema🕒 Tiempo estimado: 8 minutos de lectura

Un ecosistema es como una casa gigante para los animales y las plantas. Tiene todo lo que necesitan para sobrevivir, como aire, agua, comida y un lugar para vivir.

Hay muchos tipos de ecosistemas en el mundo, algunos son muy calurosos y otros muy fríos. Por ejemplo, tenemos el bosque, la selva, el océano, la pradera, el desierto y muchos más.

Cada ecosistema tiene su propio clima y tipos de plantas y animales que viven allí. Por ejemplo, en la selva, hay muchos árboles altos y muchas plantas diferentes. Los animales que viven allí incluyen monos, loros y jaguares.

La palabra ecosistema fue utilizada por primera vez en 1935 por el ecologista inglés Arthur George Tansley. Usó este término para describir una unidad en la que los componentes bióticos y abióticos interactúan entre sí formando un sistema en equilibrio. ¿Me confundí? Luego te lo explicamos de otra manera.

Todos los ecosistemas tienen componentes bióticos y componentes abióticos. Los componentes bióticos son todos los seres vivos que viven en un lugar determinado, mientras que los componentes abióticos son todos los factores físicos, químicos y geológicos del medio ambiente, tales como el agua, la luz, el suelo, la humedad, la temperatura, los nutrientes, etc. Podemos encontrar desde ecosistemas pequeños, como un lago, hasta ecosistemas muy grandes como la selva amazónica, pero independientemente de su tamaño, en todo ecosistema tiene que haber una interacción entre los componentes bióticos y los componentes abióticos.

En el océano, hay muchas criaturas marinas como los delfines, las ballenas, las tortugas y los tiburones.

En la pradera, hay muchos pastos y plantas bajas que los animales como las cebras y los búfalos comen.

Tipos generales de ecosistemas

Hay muchos tipos diferentes de ecosistemas, cada uno con su propia combinación única de plantas, animales y características geográficas. Aquí te cuento algunos de los nombres de los ecosistemas más conocidos:

Acuáticos: los océanos cubren la mayor parte de la superficie de la Tierra y son el hogar de una increíble variedad de vida marina, desde ballenas hasta corales y plancton. Los ecosistemas acuáticos se dividen en dos categorías: dulceacuícolas y marinos. Los ecosistemas dulceacuícolas, como ríos y lagos, son hábitats de agua dulce. Por otro lado, los ecosistemas marinos, como los océanos, son salados debido a la alta concentración de sal en el agua.

Desiertos: estas regiones áridas y secas tienen muy poca lluvia, pero aun así pueden ser el hogar de animales y plantas adaptados a estas condiciones extremas. Pueden ser extremadamente calurosos durante el día y muy fríos durante la noche. Algunos animales y plantas han desarrollado características únicas para sobrevivir en este ambiente hostil, como el cactus, que puede almacenar agua en su cuerpo para sobrevivir en períodos de sequía.

Praderas: estos ecosistemas están cubiertos de hierba y pasto, y son el hogar de animales como bisontes, ciervos, conejos y ratones.

Tundra: la tundra es un paisaje frío y desolado que se encuentra en las regiones polares y subpolares. Los musgos, líquenes y arbustos enanos son las principales plantas de la tundra, y los animales incluyen renos, caribúes, zorros árticos y osos polares. Se encuentran en regiones muy frías, como en el Ártico, y tienen una capa de suelo permanentemente congelada llamada permafrost. Los animales y plantas de la tundra han desarrollado adaptaciones únicas para sobrevivir en las condiciones extremas, como el oso polar y el musgo ártico. Son ecosistemas de pastizales abiertos que se encuentran en regiones templadas y tienen una gran cantidad de hierbas y pastos. Los animales que viven en las praderas, como el bisonte y el conejo de cola blanca, han desarrollado características para sobrevivir en un ambiente de pastizales abiertos, como una buena vista para detectar depredadores.

Selvas tropicales: son densos bosques húmedos superpoblados que se encuentran en las regiones ecuatoriales del planeta. Las selvas tropicales son el hogar de una gran variedad de animales, incluyendo monos, tucanes, jaguares y anacondas. Son ecosistemas ricos en biodiversidad, hogar de una gran cantidad de especies animales y vegetales. Estas selvas se encuentran en regiones ecuatoriales y subtropicales y tienen un clima húmedo y cálido durante todo el año.

Arrecifes de coral: estos son ecosistemas marinos únicos que se encuentran en aguas cálidas y poco profundas. Los arrecifes de coral están llenos de vida marina, incluyendo corales, peces tropicales, tortugas y tiburones. Son ecosistemas submarinos muy diversos que se encuentran en aguas tropicales y subtropicales. El coral es un animal que construye estructuras de carbonato de calcio, lo que forma los arrecifes de coral. Los arrecifes son hogar de una gran cantidad de peces y otros animales marinos.

Cada ecosistema es importante porque proporciona un hogar y sustento para los seres vivos que viven allí. ¡Así que cuidémoslos para que puedan seguir siendo hogares felices para todos nuestros amigos animales y vegetales!

Ejemplo de ecosistema

Para que entiendas mejor qué es un ecosistema, tomemos un lago como ejemplo.

En un lago podemos encontrar organismos capaces de realizar la fotosíntesis, como las plantas que se encuentran en el fondo y en las orillas, y las algas microscópicas que se encuentran en la superficie del agua. En este lago también viven caracoles y peces herbívoros (que se alimentan únicamente de vegetales) que se alimentan de restos vegetales, mientras que otros peces carnívoros (que se alimentan de otros seres vivos) se alimentan de caracoles y peces herbívoros. Algunas aves, como las garzas, que viven en la orilla del lago, se alimentan de los peces y también de las ranas que allí habitan.

Como hemos visto, en este lago todos los organismos dependen de algún modo unos de otros. Los caracoles y los peces herbívoros dependen de la vegetación, los peces carnívoros dependen de los caracoles y los peces herbívoros, y las aves dependen tanto de los peces como de las ranas que allí habitan.

Componentes bióticos y abióticos del lago

Pero te debes estar preguntando, ¿cuáles son los componentes bióticos y abióticos de este lago? Los componentes bióticos de este lago son las plantas y todos los demás seres vivos que allí se encuentran. Los componentes abióticos son:

→ Luz: necesaria para la fotosíntesis de las plantas, recordando que es a partir de la fotosíntesis que las plantas producen oxígeno;

→ Oxígeno: utilizado por peces y otros organismos del lago;

→ Temperatura del agua: cuando la temperatura del agua aumenta, el oxígeno disuelto en ella disminuye, provocando la muerte de muchos organismos. Esto enturbia más el agua, impidiendo el paso de la luz y la consecuente realización de la fotosíntesis por parte de las plantas. Como las plantas no hacen la fotosíntesis, no se produce oxígeno y mueren más organismos;

→ Rocas y lodo en el fondo y en las orillas del lago que sirven de escondite a algunos organismos;

→ Sales minerales: disueltas en agua, estas sales son importantes para los organismos que allí habitan.

A través del ejemplo anterior, podemos definir ecosistema como el conjunto formado por los organismos vivos y los componentes abióticos que actúan sobre estos organismos.

Curiosidades sobre los ecosistemas

El ecosistema más grande del mundo es el océano, que cubre alrededor del 71% de la superficie de la Tierra.

La selva amazónica es el ecosistema con la mayor diversidad biológica en la Tierra, con más de 40,000 especies de plantas, 1,300 especies de aves y 2.5 millones de especies de insectos.

Los desiertos pueden ser fríos o cálidos, y aunque no parezca, también tienen una gran biodiversidad. Por ejemplo, el desierto de Mojave en Estados Unidos tiene más de 2,000 especies de plantas y animales.

El ecosistema más antiguo del mundo es el arrecife de coral, que ha estado evolucionando durante más de 500 millones de años.

Las praderas son un tipo de ecosistema donde predominan las plantas herbáceas y los pastos, y son el hogar de animales como los bisontes, las cebras y los ciervos.

El bosque templado es el ecosistema que alberga la mayor cantidad de especies en peligro de extinción debido a la deforestación y la tala de árboles.

Los manglares son un tipo de ecosistema costero que se encuentra en las regiones tropicales y subtropicales. Estos ecosistemas son importantes porque proporcionan protección contra tormentas y huracanes, y también son un hábitat para muchas especies de peces y aves.

Conocimiento, Educación y Formación