Saltar al contenido

¿Existió la Atlántida?

Hay varias opiniones sobre la existencia o no de la Atlántida, e incluso quienes creen en ella difieren en cuanto a su ubicación y la forma en que desapareció. La primera referencia a la Atlántida aparece en dos famosos diálogos de Platón, un filósofo ateniense que vivió en el siglo IV a.C. En el primero de ellos, Timeo, Critias, uno de los personajes de Platón, cuenta la historia de un pueblo que habitaba más allá de las Columnas de Hércules – que ahora es el Estrecho de Gibraltar – y cuyos “reyes habían formado un gran y maravilloso imperio ”.

En el otro diálogo, llamado Critias, o Atlantis, Platón, siempre por boca de Critias, aporta más detalles sobre esa sociedad. Dice que cuando los dioses se dividieron las tierras del planeta entre ellos, Poseidón (el dios de los mares) se quedó con la Isla de la Atlántida. En una montaña del centro de la isla vivía Cleito, un joven mortal de quien el dios se enamoraba. Para proteger a su amada, aisló la montaña, rodeándola de agua y tierra, zanjas y muros alternativamente. De la unión de Poseidón y Cleito nacieron diez hijos varones, en cinco parejas de gemelos. Poseidón luego dividió la isla en diez partes, una para cada uno de los niños.

El más antiguo se llamó Atlas, que en griego significa soporte y que llegó a designar a toda la isla. El trono fue heredado por el hijo mayor de cada uno de los reyes, y el poder permaneció así durante siglos. La isla, según Platón, era más grande que Libia y Asia juntas, al menos de lo que se sabía de estos territorios en ese momento. Muy rica, tenía una gran cantidad de oricalco, una especie de aleación de metal muy valiosa, vivían muchos animales domésticos y salvajes, incluidos los elefantes, y la tierra proporcionaba una gran cantidad de frutos. Los reyes tenían todo el poder sobre su reino e hicieron la mayoría de las leyes, pudiendo castigar y sentenciar a muerte a quien quisieran. Sin embargo, el poder de un rey sobre otro fue dictado por los decretos de Poseidón. Una inscripción grabada por los primeros reyes en una columna de oricalco que se encontró en el templo en honor a Poseidón, en el centro de la isla. les ordenó reunirse periódicamente cada cinco o seis años, cuando se realizaba un juicio mutuo, la ceremonia comenzaba con los ritos del toro. Los reyes estaban solos en el recinto sagrado de Poseidón, donde se soltaron varios toros. Tuvieron que capturar y decapitar a los animales, después de lo cual se rociaron con su sangre. Arrojaron parte de ella al fuego, mientras juraban respetar las leyes sagradas. Al anochecer, vestidos con hermosas túnicas, se sentaron para ser juzgados unos por otros. Estos reyes permanecieron por muchas generaciones sujetos a leyes divinas y, como les dice Critias, mantuvieron su sentido de la justicia.

Volcanes: la ventana de la Tierra

Pero, con el tiempo, abandonaron el principio divino y comenzaron a ser dominados por los humanos, volviéndose ávidos de poder. Fue entonces cuando comenzó la decadencia. Zeus, el dios del Olimpo, decidió actuar y se reunió con todos los dioses. En este punto, Platón interrumpe la narración. Sin embargo, volviendo a Timeo, es posible saber cómo Platón imaginó el fin de la isla con la siguiente sentencia: “Durante un día y una noche horribles, todo su ejército fue devorado por un golpe de la Tierra, e incluso la Isla de la Atlántida se hundió en el mar y desapareció», indicó.

La historia de Platón se remonta a milenios porque es inherente al ser humano buscar un modelo de paraíso y la Atlántida existe realmente sumergida en todo aquel que la busca. Para afirmar su tesis, En Timeo, Critias cuenta que se enteró de la Atlántida por su abuelo, quien a su vez lo escuchó de su bisabuelo, que había escuchado tal informe del gobernador ateniense Solón (630 a 560 a. C.). Solón se enteró de la existencia de la Atlántida en uno de sus viajes a Egipto, en esa ocasión unos sacerdotes le dijeron que tenían escritos que narraban cómo Atenas había logrado derrotar al pueblo atlante cuando intentaba subyugar la ciudad. El hecho habría ocurrido alrededor de 9.000 años antes de Solón, es decir, alrededor del año 10.000 antes de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up