Saltar al contenido

Atlantis, la ciudad perdida

La primera mención conocida de la Atlántida fue hecha por el filósofo griego Platón (428-347 aC) en dos de sus diálogos (Thimaeus y Critias). Platón nos dice que Solón, en el transcurso de sus viajes por Egipto, cuestiona a un sacerdote que vivía en Sais, en el delta del Nilo, y que le cuenta sobre antiguas tradiciones relacionadas con una guerra perdida en los anales del tiempo entre los atenienses y el pueblo atlante. Según el sacerdote, la gente de Atlantis viviría en una isla ubicada más allá de los pilares de Hércules, donde terminaba el Mediterráneo y comenzaba el Atlántico. Cuando los dioses griegos compartieron la tierra, dice el sacerdote, la ciudad de Atenas cayó en manos de la diosa Atenea y Hefesto, pero la Atlántida pasó a formar parte del reino de Poseidón, dios de los mares.

En Atlantis, en las montañas del centro de la isla, vivía una niña huérfana llamada Clito. Cuenta la leyenda que Poseidón se habría enamorado de ella y, para poder convivir con el objeto de su pasión, habría levantado una barrera formada por una serie de muros de agua y acuíferos alrededor de la casa de su amada. Así vivieron muchos años, y de esta relación nacieron cinco parejas de gemelos. El mayor, el dios de los mares llamado Atlas. Después de dividir la isla en diez áreas circulares, el dios de los mares otorgó la supremacía a Atlas, dedicándole la montaña desde la cual Atlas extendió su poder sobre el resto de la isla.

https://youtu.be/GILbIVEeK_c

En cada uno de los distritos (anillos o cinturones terrestres), reinaban las monarquías de cada uno de los descendientes de los hijos de Clito y Poseidón. Se reunían una vez al año en el centro de la isla, donde el palacio central y el templo de Poseidón, con sus muros cubiertos de oro, brillaban al sol. El encuentro marcó el inicio de una fiesta ceremonial en la que cada uno de los monarcas se dispuso a cazar un toro. Una vez cazado el toro, bebían su sangre y comían su carne, mientras se intercambiaban sinceras críticas y cumplidos a la luz de la luna.

Atlantis sería una isla de extrema riqueza vegetal y mineral. La isla no solo era magníficamente prolífica en depósitos de oro, plata, cobre, hierro, etc., sino también orycalc, un metal que brillaba como el fuego.

Los reyes de la Atlántida construyeron innumerables puentes, canales y pasajes fortificados entre sus cinturones de tierra, cada uno protegido con paredes revestidas de bronce en el exterior y estaño en el interior. Entre estos relucientes edificios construidos con piedras blancas, negras y rojas.

Tanto la riqueza y prosperidad del comercio como la inexpugnable defensa de sus murallas se convertirían en el sello distintivo de la isla.

Poco más se sabe sobre Atlantis. Según Platón, fue destruido por un desastre natural (posiblemente un terremoto o tsunami) unos 9000 años antes de su era.

También se cree que los atlantes fueron víctimas de sus ambiciones de conquistar el mundo, y finalmente fueron diezmados por los atenienses.

Otra tradición completamente diferente nos llega de Diodoro de Sicilia, según la cual los atlantes eran vecinos de los libios y fueron atacados y destruidos por las amazonas.

Contenido similar:  Expedición rusa de Napoleón Bonaparte

Según otra leyenda, los pueblos que habitaban Atlántida estaban mucho más evolucionados que otros pueblos de la época y, al prever la inminente destrucción, habrían emigrado a África, siendo los antiguos egipcios descendientes de los Atlantes.

En la cultura pop del siglo XX, muchos libros de historietas, películas y dibujos animados retratan a la Atlántida como una ciudad submarina poblada por sirenas u otros tipos de seres humanos submarinos.

Teorías e hipótesis sobre la existencia de Atlantis

El tema de la Atlántida ha dado lugar a diferentes interpretaciones, desde las más escépticas hasta las más fantasiosas. Según algunos autores más escépticos, sería una metáfora referente a una catástrofe global (identificada o no con el diluvio), que habría sido asimilada por las tradiciones orales de diferentes pueblos y configurada según sus propias particularidades culturales. También consideran que la narrativa es parte de una mitología determinada que pretendía explicar las transformaciones geográficas y geológicas debidas a las transgresiones marinas.

Teoría platónica de Atlantis

Según Platón, en el libro Atlantis, esta ciudad estaría más allá de las columnas de Hércules (el Estrecho de Gibraltar) cerca de una región conocida como el Cuadrángulo de los Canales. Este cuadrilátero fue así descrito por Critias:

“Había numerosas montañas, cerca del llano de la ciudad, ricas en habitantes, ríos, lagos, bosques en tal cantidad de esencias, tan variadas que proporcionaban abundancia de materiales adecuados para todas las obras posibles. Ahora, en el llano, por la acción de muchos reis (…) se construyó un Cuadrilátero de lados casi rectos y alargados, donde los lados estaban separados en línea recta, (…) cavando el foso continuo que rodeaba el llano. El canal cuesta creer que el el trabajo salía de manos humanas. (…) El foso recibía los cursos de agua que bajaban de las montañas, rodeaba la ciudad, y de allí desembocaba en el mar. (…) Para llevar leña del montañas, para llevar otros productos de temporada en barco, se excavaron desviaciones navegables desde canales, con una dirección oblicua entre sí y con relación a la ciudad «.

Platón, Atlantis

El testimonio muestra que la ciudad estaba cerca de una estructura de canales, que el propio Critias consideró: «es difícil creer que la obra haya salido de manos humanas». Además, según otra información y descripciones, la ciudad tendría una forma circular y estaría por delante de esta gigantesca geometría cuadrangular.

Teoría de Tantalis

Algunos investigadores creen que Atlantis, que lleva el nombre del Titan Atlas, es un recuento griego de la antigua y también perdida ciudad de Tantalis, que lleva el nombre del rey de Sipil, Tantalus. La leyenda de Tantalus sería esencialmente la misma que la de Tantlis, siendo Tantalus una reinterpretación lidia de Atlas. La Atlántida entonces, según esta versión, no sería más que la versión griega de la antigua capital de Lidia, Tantalis, también conocida como Sipilus, que estaba ubicada en las tierras de Arzaua, ubicadas en la costa occidental de Anatolia. Según escritos antiguos y autores clásicos, la antigua ciudad de Tantalis sucumbió debido a un gran terremoto que destrozó el monte Sipylus, tras lo cual se hundió en las aguas que brotaban de Yarikaya, un profundo barranco, convirtiéndose en el lago Saloe. Durante el siglo XX, el lago Saloe, el último vestigio de Tantalis, se vació sin ceremonias para dejar más espacio a la agricultura.

Contenido similar:  Parálisis del sueño

Teoría de la Antártida

En la década de 1960, el profesor Charles Hapgood, tratando de comprender cómo ocurrieron las edades de hielo, propuso la teoría de que el hielo que se acumula en los casquetes polares causaría suficiente peso para que el polo de la Tierra se mueva sobre la superficie de la Tierra, llevando otro continente al polo y causando una edad de hielo allí. Según esta teoría, una parte de Estados Unidos ya se habría convertido en el Polo Norte y la Antártida ya se habría ubicado más arriba en el Océano Atlántico, entre Argentina y África. Utilizando esta teoría, el controvertido periodista británico Graham Hancock propuso que el continente perdido de Atlántida no sería más que la Antártida antes del último período glacial, cuando estaría más alto en el Océano Atlántico, y las ciudades de Atlántida, a su vez, estarían bajo una gruesa capa de hielo, haciendo imposible su investigación arqueológica. Esta teoría sería confirmada aún más por un mapa, el mapa de los antiguos reyes de los mares, elaborado por Piri Reis en el siglo XVI, basado en mapas antiguos, que muestra un formato extraño para América del Sur, que no sería la América del Sur, pero la Antártida en su ubicación no polar.

Esta teoría es aceptada por algunos, pero no por los estudiosos de hoy que afirman que el peso de los polos no sería lo suficientemente grande para mover los continentes en la superficie de la Tierra, y que han descubierto que el mapa de Piri Reis es en realidad el mapa de América. del Sur, sin embargo, teniendo como referencia la ciudad de El Cairo, que le dio un formato diferente al continente. Además, las fotos satelitales tomadas desde la ciudad de El Cairo demostraron que la forma de América del Sur, vista desde El Cairo, es como se muestra en el mapa. Otro problema encontrado con este mapa es que sin el hielo, la Antártida tendría una forma diferente a la que se muestra, ya que el nivel del agua aumentaría y dejaría ese continente con varias islas.

Supuestos sobre la ubicación geográfica de Atlantis

Hay varias corrientes de teóricos sobre dónde se ubicaría la Atlántida y quiénes serían sus habitantes. La leyenda que postula la Atlántida, Lemuria y Mu como continentes perdidos, ocupados por diferentes razas humanas, todavía encuentra mucha aceptación popular, especialmente en el medio esotérico (no confundir con los continentes antiguos que, según la teoría de la tectónica de placas existió durante la historia de la Tierra, como Pangea y Sahul).

Algunos teóricos sugieren que Atlantis sería una isla en la Cordillera Oceánica que, en caso de que actualmente no sea parte de las Azores, Madeira, Canarias o Cabo Verde, habría sido destruida por movimientos repentinos de la corteza terrestre en ese lugar. Esta teoría se basa en supuestas coincidencias, como la construcción de templos en forma de pirámide en América, similar a las pirámides en Egipto, hecho que podría explicarse por la existencia de un pueblo en medio del océano que separa a estas civilizaciones, suficientemente avanzados tecnológicamente para navegar a África y América para difundir sus conocimientos. Esta posición geográfica explicaría la ausencia concreta de restos arqueológicos de este pueblo. En el

Contenido similar:  Ley de las expectativas de Brian Tracy

Algunos estudiosos de los escritos de Platón creen que el continente de la Atlántida sería en realidad la propia América, y su gente culturalmente avanzada y rica sería la gente de Chavín de la Cordillera de los Andes o los olmecas de América Central, cuyo uso de oro y piedras preciosas está confirmado por el registros arqueológicos. Los terremotos comunes en estas regiones podrían haber terminado con estas culturas, o al menos sacudirlas violentamente durante un período de tiempo. A través de varios estudios, algunos investigadores han llegado a la conclusión de que Tiwanaku, ubicado en la meseta boliviana, sería la antigua Atlántida. Esta civilización habría existido desde el 17.000 a. C. hasta el 12.000 a. C., en un momento en que la región era navegable. Se han encontrado puertos de embarcaciones en Tiwanaku, quedando por excavar el 97,5% del sitio.

Para algunos arqueólogos e historiadores, la Atlántida podría ser un mito de la cultura minoica, que floreció en la isla de Creta hasta finales del siglo XVI. Los antepasados ​​de los griegos, los micénicos, tuvieron contacto con esta civilización muy avanzada cultural y tecnológicamente al comienzo de su desarrollo en la península balcánica. De los minoicos, los micénicos aprendieron la arquitectura, la navegación y el cultivo de olivos, elementos vitales de la cultura helénica posterior. Sin embargo, dos fuertes terremotos y tsunamis en el mar Egeo azotaron las ciudades y puertos minoicos, y la civilización de Creta desapareció rápidamente. Es posible que las historias sobre estas personas hayan adquirido proporciones míticas a lo largo de los siglos, culminando en el cuento de Platón.

Helena Petrovna Blavatsky, fundadora de la Teosofía, hizo una formulación moderna de la historia de la Atlántida y los atlantes. En su libro principal, La Doctrina Secreta, describe en detalle la raza Atlante, su continente y su cultura, ciencia y religión Hay algunos científicos que refieren la ubicación de la Atlántida a un lugar bajo la superficie de la Antártida.

La ubicación más reciente fue sugerida por una imagen tomada con Google Earth por un ingeniero aeronáutico y publicada en el tabloide The Sun, que muestra contornos que podrían indicar la construcción de edificios en una vasta extensión con dimensiones comparables a Gales y situado en el Océano Atlántico, en un área conocida como el abismo llano de la isla de Madeira. Rainer Kühne dice que Atlantida era Tartessos. Richard Freund, arqueólogo de la Universidad de Hartford en Connecticut, dice que un tsunami inundó la antigua ciudad.

A pesar de las suposiciones del ingeniero, la región es muy similar a las consideraciones de Critias sobre el Cuadrángulo, debido a su magnitud y sus ramificaciones. También hay, frente a esta gigantesca estructura, una pequeña geometría circular, dividida en cuatro secciones por las ramificaciones que se cruzan, como se menciona en el libro de Platón sobre los canales que rodean la ciudad.